maximuss-zusamenarbeit_500px
rene2

René Pernull

Presidente del Consejo de DWH

Energías renovables: Entrevista con René Pernull, Presidente del Consejo de DWH

DWH AG se esfuerza para invertir en empresas con un potencial de desarrollo convincente. René Pernull, Presidente del Consejo de DWH AG, está muy interesado en las industrias que apuestan por el futuro, por lo que la decisión de participar una empresa con una clara apuesta por la generación de energía moderna y limpia no resultó difícil. DWH AG apoya al holding griego MAXIMUS TERRA S.A. en la comercialización de licencias, así como en la planificación, ejecución y control de proyectos actuales y futuros en el mercado de las energías renovables. En la entrevista descubriremos a qué se debe el interés por este sector; en qué estrategia se basa la participación en MAXIMUS TERRA S.A. y en los obstáculos a los que se tuvo que hacer frente.

Estimado Sr. Pernull,¿cuál es su intención al apostar por las energías renovables?

La apuesta por las energías renovables refleja exactamente lo que DWH significa: Valores reales.

Yo mismo defino un valor real como aquel activo que tiene sustancia real. Se trata, sólo a modo de ejemplo, de bienes inmuebles, materias primas, pero también empresas con centros de producción que producen mercancías sustanciales. Por lo tanto, nuestro análisis del valor se fundamenta más sobre activos físicamente palpables y menos en un plan empresarial con una previsión a cinco años.

El sector energético genera una materia sustancial, es resistente a las crisis y trabaja con contratos a largo plazo, lo que hace de nuestra inversión en MAXIMUS TERRA una excelente adición a nuestra cartera de inversiones.

¿Qué le fascina del tema y cuáles cree que son los principales argumentos para entrar en el mercado de las energías renovables?

La cuestión de las energías renovables está estrechamente relacionada con el cambio climático y, por lo tanto, ha sido uno de los temas principales para nuestra sociedad desde hace varios años y con razón. Y aquí la generación limpia de energía es, por supuesto, un componente importante.

En principio, veo la entrada en el mercado de la energía renovable desde dos perspectivas:

Por un lado, el tema en sí y la inversión en MAXIMUS para mi es una forma de idealismo. Sólo si las empresas también amplían y optimizan su modelo de negocio, teniendo en cuenta además los aspectos ecológicos, se podrá lograr una conservación de nuestro medio ambiente y limitar el cambio climático. Las empresas de los países industrializados avanzados deben dar ejemplo y demostrar que todos los miembros de la sociedad están tirando en la misma dirección en esta cuestión global y para mí – lo repito – esto también se incluye sin duda alguna dentro del término genérico "valor real".

Por último, pero no por ello menos importante, ignorar los factores medioambientales tendría un efecto financiero negativo en cualquier tipo de negocio.

Por otra parte y a pesar de nuestros propios ideales, no se debe perder de vista el aspecto monetario y buscar un retorno sobre la inversión sólido. Si observamos la percepción pública de la cuestión climática, teniendo en cuenta además los acontecimientos políticos actuales, resulta obvio que las energías renovables se convertirán en un elemento básico elemental de las sociedades modernas en el futuro. Con esta inversión además, DWH AG va adquiriendo constantemente un valioso y prometedor know-how, que será decisivo ejecutar nuevos proyectos en el sector energético.

Debido a los contratos a largo plazo y a un retorno sobre la inversión seguro, el proyecto también es muy lucrativo para Deutsche Werte Holding desde el punto de vista financiero.

¿Cómo se fijó en MAXIMUS TERRA como candidato idóneo para una participación?

Los proyectos y participaciones empresariales de esta magnitud crecen o maduran a lo largo de un largo periodo de tiempo y casi siempre dentro de la red que hemos ido construyendo a lo largo de los años.

Las sinergias creadas dentro de la red generan casi semanalmente nuevas oportunidades de inversión. Nuestro papel consiste en reconocer y analizar con ojos de experto los potenciales de estas oportunidades de la manera más eficiente posible.

DWH siempre está en busca de nuevas oportunidades de inversión y con este fin estamos haciendo un seguimiento de todos los países de la UE para identificar una. En la actualidad, y dado que Grecia se ha recuperado de la crisis financiera y se ha convertido en un mercado emergente, sin duda ofrece muchas oportunidades de inversión, entre las que se encuentran los proyectos de FER.

MAXIMUS TERRA, al estar ubicada en Grecia y contar con una excelente trayectoria a lo largo de muchos años, destacó inmediatamente: y es que 25 años de experiencia y un volumen total de proyectos de 1,36 gigavatios en energía eólica, fotovoltaica, biomasa y biogás hablan por sí solos. Por eso y después de una breve reflexión, empezamos inmediatamente a examinar las posibilidades del proyecto y de una cooperación.

¿Con cuánto tiempo se debe planificar tal participación?

Está claro que los plazos varían mucho de un proyecto a otro. Por regla general, una cooperación o una participación en una empresa lleva mucho tiempo. Pero cuando el asunto se vuelve más concreto y se llega a acuerdo sobre las condiciones básicas, todo el procedimiento hasta la firma del contrato se puede formalizar rápidamente. Sin embargo, por regla general oscila entre varios meses y un año.

¿Cuáles cree usted que son los desafíos asociados a la diversificación de la cartera de activos de DWH?

En DWH debemos contar con un amplio bagaje en todos los campos para saber evaluar fiablemente qué activo tiene potencial en función de qué factores. Además del material informativo, también revisamos todas las cifras y balances de las ofertas de inversión para realizar una evaluación y calcular el potencial financiero. Si se percibe que un proyecto va a ser lucrativo, se consulta a expertos de ese sector. Estos nos informan sobre los riesgos y oportunidades, las características y el marco legal.

Cada industria requiere conocimientos específicos y exige traer expertos al barco, lo que, por supuesto, hace que nuestras tareas sean muy extensas, pero también interesantes.

¿Qué puede decir sobre el estado actual del proyecto fotovoltaico?

Estamos en contacto permanente con MAXIMUS TERRA y gracias a nuestros procesos de reporting y control podemos decir que estamos completamente a tiempo, con algunos hitos que han sido alcanzados tempranamente. La mayoría de los contratos de arrendamiento de terrenos han sido firmados y se han tenido en cuenta todas las normas medioambientales.

MAXIMUS TERRA S.A. opera en los sectores de la energía eólica, fotovoltaica, biomasa y biogás. ¿Cuales son las sinergias y potenciales en las que DWH AG puede integrar su competencia como socio?

MAXIMUS TERRA es uno de los principales actores del mercado energético griego y ha demostrado en los últimos 25 años que es una entidad experta en energías renovables. Por tanto es MAXIMUS la que tiene la competencia para planificar y ejecutar proyectos específicos en el sector energético. Así que la mayor parte de conocimientos viene de su parte.

Dado que el campo de actuación de MAXIMUS TERRA es el de las Energías Renovables, y que DWH está orientada a reducir el cambio climático y a fomentar la protección del medio ambiente, podríamos desarrollar una sinergia en otras tecnologías de energías renovables, además de en las instalaciones fotovoltaicas.

Nuestros socios de MAXIMUS se benefician de nuestra financiación inicial, por un lado, y de nuestro know-how al hacer realidad procesos de negocio, por otro. Por supuesto, también hay que tener en cuenta que cada inversión y cooperación amplía nuestra propia red y que nuestro alcance hace que las empresas sean aún más interesantes y visibles para otros inversores.

Tampoco hay que subestimar el prestigio que genera un proyecto de referencia de este tipo. La planificación del proyecto y la posible construcción de instalaciones de esta envergadura llamará la atención pública sobre MAXIMUS TERRA S.A. y Deutsche Werte Holding, pero no sólo en la prensa y en el público en general, sino también entre los inversores, que ven este proyecto de referencia como implementación exitosa de tecnologías modernas y limpias. Así, DWH y MAXIMUS podrán posicionarse en el futuro como socios para otros inversores interesados.

Además y a través de este proyecto, nos gustaría contribuir al hecho de que aumente aún más la comprensión sobre la necesidad de más energías renovables en la sociedad, en las empresas y también en la política.

¿Qué riesgos y oportunidades conlleva la inversión desde el punto de vista de DWH y sus socios?

Por supuesto, cada inversión conlleva un cierto riesgo. En el caso de MAXIMUS TERRA, sin embargo, lo calificamos como bajo.

En principio, los obstáculos se encuentran en la fase de planificación del proyecto, en la que hay que obtener numerosas licencias y autorizaciones, respetando los estrictos requisitos medioambientales y políticos. Esto no sólo cuesta dinero y mano de obra, sino también mucho tiempo y experiencia, por lo que grandes nombres locales como MAXIMUS son esenciales para ejecutar estos proyectos con éxito.

Sin embargo, una vez que se ha alcanzado el estado de listo para ejecutar las licencias, todo lo que se necesita es una financiación inicial para construir los sistemas fotovoltaicos. Dado que los obstáculos y problemas ya han sido superados o resueltos de antemano por el estricto marco normativo, el riesgo pasada la fase de planificación del proyecto es muy bajo. Por lo tanto, sólo son necesarias medidas de mantenimiento de costes relativamente sencillas que, sin embargo, quedan compensadas fácilmente con un flujo de caja fácilmente calculable.

¿La asociación con MAXIMUS TERRA también puede entenderse como un paso a largo plazo para alejarse del sector inmobiliario clásico? ¿O están previstas otras participaciones en el sector prioritario hasta ahora?

No ha habido ningún cambio en nuestra orientación de base de modelar una cartera de activos lo más diversificada posible. Por supuesto, las inversiones en otros sectores siguen siendo muy importantes, incluido el sector inmobiliario. Por al gran número de oportunidades de inversión, está claro que debemos analizar cuidadosamente dónde invertiremos en el futuro nuestras capacidades financieras y de tiempo. En última instancia, esto depende de combinar de la mejor forma posible el rendimiento y el potencial esperado con un análisis de riesgos y un valor añadido orientado a la economía social.

Gracias Sr. Pernull por las interesantes ideas y respuestas.

DWH siempre está en busca de nuevas oportunidades de inversión y con este fin estamos haciendo un seguimiento de todos los países de la UE para identificar una. En la actualidad, y dado que Grecia se ha recuperado de la crisis financiera y se ha convertido en un mercado emergente, sin duda ofrece muchas oportunidades de inversión, entre las que se encuentran los proyectos de FER.